Cartas desde… el ordenador


Ya no sabemos escribir cartas. No mails ni posts ni mensajes vía Facebook. Cartas. Hace poco una persona cercana  a mí abandonó el país y le insinué que sería bonito recibir alguna carta suya. “Yo no sé, lo mío son los mails”. Y estoy segura de que no es un caso aislado. Ya no nos tomamos el tiempo y el pequeño esfuerzo de sentarnos con papel y boli; expresar sobre manchones de tinta y borrones nuestras ideas, sentimientos, deseos… meterlos en un sobre, ponerles un sello y depositar todo esto en un buzón. Ya no sabemos dónde hay buzones, casi ni los vemos. El “servicio” español de Correos está despidiendo a personal y estableciendo recortes dada la bajada de la demanda. Así han enfocado la noticia en casi todo los medios de comunicación. Los recibos de agua y luz ahora son electrónicos y la mayoría de la publicidad también se hace online. Pero no se haya dicho nada de las cartas personales.

cartas

En casa tengo varias cajas llenas de cartas recibidas de amigos y amigas de todo el mundo que hice en los numerosos campamentos de verano a los que asistí durante mi infancia y mi adolescencia. Recuerdo llegar cada día del colegio y abrir el buzón con la espera-nza ansiosa de encontrar un nuevo sobre de Carmen, de Maria Rosa, de aquel chico que en su última carta me dijo que no podíamos escribirnos más porque su novia le “había pillado las cartas” y no estaba contenta. ¿Qué hubiera pasado ahora si nos hubiésemos escrito por mail? Mis palabras y mis fotos estarían archivadas en forma numérica con ceros y unos y seguramente nadie que no tuviera acceso a las claves de mi ex-amigo se hubiera enterado. Y qué decir de los currículums que enviamos. Antes cuidábamos todos los detalles y seleccionábamos unas pocas empresas para no gastar mucho dinero en el envío. Ahora hacemos un “mail tipo” y lo enviamos al mismo tiempo (en CCO, espero) a diferentes empresas que ni sabemos dónde están. Enviamos adjuntos, enlaces… y puede que desestimen nuestra solicitud porque alguien lo hizo en un formato más atractivo.

En cuanto a la literatura, me parecen que las noticias del tipo “Revela vida personal de Onetti el libro ‘Cartas de un joven escritor” o “Nueva recopilación de cartas entre Neruda y Mistral…” van a ser cada vez menos numerosas hasta desaparecer. Puede que las editoriales acaben haciendo contratos por la compra de mails intercambiados entre escritores o entre ellos y sus amantes.

La epistolografía terminará desapareciendo y con ella el género de la novela epistolar. Sólo unas pocas iniciativas tratan de salvar estos registros. En fin, quizás vuelva a estar de moda el “cartearse” dentro de unas décadas, que todo lo antiguo vuelve y siempre con fuerza. Lo bueno es que canciones como ésta ya dejan de tener sentido:

enlace al video

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Blog, Literatura, Noticias

4 Respuestas a “Cartas desde… el ordenador

  1. Estupendo post, yo también siento nostalgia por las cartas…siempre me resultan tan impersonales los “mails” y sí, es cierto ya nadie quiere escribir cartas…

  2. Seven

    Estupendo post. Yo también siento nostalgia de las cartas. Ya nadie escribe …y son tan impersonales los “mails”. Saludos.

  3. Marianne

    Es verdad. Solo quedan los mails impersonales por falta de tiempo o por flojera. También puede ser un razgo cultural, la mayoria de la gente que sigue escribiendome cartas son alemanes, franceses o ingleses. Intento volver a este lindo hábito, de hecho, dáme tu direccion! 😀

  4. Pingback: Cartas manuscritas de famosos Domingos Revueltos te llevan de Brunch por Barcelona

Tu comentario aquí. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s