Mirror, mirror: ¿cuál es la versión más mala?


Érase otra vez el cuento de Blancanieves. No viene ahora de Oriente, como la mayoría de las historias y leyendas populares que, de boca en boca y de pluma en pluma, han sido plasmadas de muy diversas formas al auspicio de autores de muy diferente origen, cultura y estilo. Esta vez, otra vez, llega a nuestras pantallas desde la industria norteamericana del espectáculo. Hablo de Mirror Mirror, del director Tardem Singh.

Mirror-Mirror

La curiosidad de una nueva revisión del cuento no consigue llenar la sala ni el día del estreno en España, ni siquiera Julia Roberts. Esta vez la historia, se nos dice al principio, se nos va a contar desde el punto de vista de la madrastra. Intento que, de manera intencionada o no, no cumple su objetivo.

Por descuido o por ansias de innovación la fábula se les va de las manos, se sube por las ramas, llega a la parra pero cae y vuelve a subir, no se mantiene. Va al cuento “original” (a lo más conocido) y vuelve convertido en una mezcla extraña de estilos donde los personajes cambian demasiado rápido, sin darles tiempo a evolucionar; y donde la magia, en otro intento fallido, parece ser el hilo conductor de una trama predecible que no respeta sus principios.

Los lugares de la acción, lugares de ensueño que apenas se limitan a dos o tres, serían sin duda superados por la imaginación de un niño de dos o tres años. La opulencia de los vestidos de palacio apenas eclipsan los pegotes de rímel en las pestañas de las dos protagonistas, víctimas de un maquillaje rápido o poco esmerado. Observando las amplias cejas de Snow White podríamos pensar que se trata de volver a lo simple, a lo fundamental y más humano o natural. Pero esa simpleza no es tan limpia cuando se la trata de actualizar.

Impuestos haylos desde hace tiempo, sabido es… pero ese aparente guiño a la crisis actual, mezclado con una necesidad de reconocimiento social que pasa por tratamientos de belleza, estatus y egoísmo no termina de cuadrar o de definirse. El experimentalismo de la película, desde un espejo (con bastante poca relevancia, en contra de lo que sugiere el título) que ya no es pura magia sino conciencia y desdoblamiento de personalidad; y los toques de “humor” de un príncipe que sin venir a cuento (y nunca mejor dicho) afirma que el final de los mismos se estudia en grupos de trabajo, sumado a frases como “me estaba permitiendo una licencia poética” (ésta en boca de un enano) nos sacan de la historia en un momento que se debía suponer el clímax. ¡Pensaba que estaba viendo Blancanienes, no Shrek!.

¿Y la manzana? Metida al final con calzador y en el cartel como reclamo, poco más. Quizás esté siendo demasiado crítica por comparar la función que la fruta tiene en la versión de los hermanos Grimm, pero es que el apellido figura entre los guionistas, tengo todo el derecho.

Ay ay ay el final, del que me está costando mucho no hablar… el último y más radical cambio de tono, en una especie de homenaje conjunto al cine de Bollywood, al musical y a Disney. Fuera de lugar.

Los cuentos, que desde siempre han tenido su versión cinematográfica y televisiva, con programas como El Narrador de Cuentos, son revisados desde hace unos años en títulos como el ya citado Shrek desde una óptica actual, desenfadada y con cierto humor negro. Poco queda esperar, en esta línea, lo que se cuece en la nueva serie Cuentos del siglo XXI, que prepara una de esas cadenas que normalmente no aguanta más de tres segundos en mi práctica del zapping.  El filme que nos ocupa, en cualquier caso, fracasa en el intento.

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV, Cultura, natalia-cantero

Tu comentario aquí. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s