¿Qué me estás contando?


No hay nada más difícil que traducir un chiste. Más aún si la traducción es para un inglés que no sabe ni papa de español. Y todavía más si el chiste lo has sacado del programa Gomaespuminglish y tienes que traducirlo al inglés del propio inglés cutre que han conseguido traduciendo letra por letra del castellano. Así, entre un amigo y yo tardamos 5 minutos (en realidad, al ver la cara del otro lo acabamos dejando…) en intentar que Paul entendiera esto:

– ¿Qué significa el nombre del rey de España en inglés?

– …

– Un coche perdido, one-car-lost (Juan Carlos)

Mejor os dejo el video…

Hoy he leído varias noticias relacionadas con este asunto de hablar (o cantar, o escribir) en idiomas ajenos al materno. Una trataba de unas chicas francesas que entraban de lleno en el mundo del pop cantando, cómo no, en inglés. La otra, la del triunfo de Sergio Dalma en Italia con sus versiones de temas conocidos. Ya va por el segundo disco en este plan.

Y me ha dado por pensar en tod@s aquell@s que escriben en otros idiomas. Por mucho conocimiento que se tenga, ¿podemos estar seguros de que estamos diciendo exactamente lo que queremos? Lo bueno de hacer esto es que, aprendiendo y viviendo el idioma, podemos llegar a encontrar, en otros idiomas, verbos o palabras adecuadas a lo que queremos expresar. Y quizás hasta detectemos la pobreza y la riqueza de nuestra propia lengua.

Pero, ¿y si son otros los que traducen nuestras palabras? Mucha fe hay que tener. Los traductores de literatura se encuentran a veces con ambiguedades (intencionadas o no) muy difíciles, e incluso imposibles, de traducir. Y es que, por muchas notas a pie de página y muchos estudios de que dispongas, nunca entenderás a Aristóteles tan bien como un griego de su tiempo. Menos mal que nos queda el contexto.

Lo que no aconsejo en absoluto es utilizar demasiado y sin revisión el traductor de google maps. Una clienta lo hizo el otro día y, menos mal que nos dimos cuenta, porque no creo que en su texto sobre la belleza del Algarve quisiera hablar precisamente de “enfermedades de transmisión sexual”.

Mejor hacer caso a profesionales. Aquí podéis consultar una serie de recursos sobre el tema encontrados en la Web de la UNESCO. Buenas tardes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Literatura, Noticias

Tu comentario aquí. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s