Epónimos literarios


La noticia: El manuscrito “Historia de mi vida”, de Giacomo Girolamo Casanova, se expone por primera vez en la Biblioteca Nacional de Francia. Pero, lejos de la interesante muestra de este manuscrito de casi cuatro mil páginas que el artista tardó diez años en escribir, hoy voy a hablar de los epónimos, como el de casanova.

Él término, que se refiere a palabras que deben su origen al nombre de una persona o lugar, proviene del griego eponymos, ya que el “arconte epónimo” (jefe de gobierno y magistrado principal) daba su nombre al año en el que regía. Como nuestro franquismo, para entendernos.

En ciencia, sobre todo, se utiliza este léxico onomástico para denominar, sobre todo, enfermedades y otras cuestiones médicas. también es así en política, en la elección del nombre de un país y en el de toda clase de objetos. En todos estos casos, esos nombres suelen hacer referencia a sus descubridores o inventores. La mitología también ha sido gran proveedora de epónimos, como el de la ciudad de Roma (de la leyenda “Rómulo y Remo”) o el del mar Egeo (rey de Atenas).

Pero aquí hablaré sólo de los que proceden, cómo no, de la literatura. Tal es el caso de Casanova, con cuyo nombre designamos a un galán, conquistador de (principalmente) mujeres. Con el nombre de muchos escritores  (Kafka, Dante, Cervantes, Platón, Quevedo… ) hemos deterrminado adjetivos o doctrinas. En este sentido puede haber tantos epónimos como pensadores relevantes, que hayan creado escuela o motivado corrientes de pensamiento.

Volviendo a esos hombres con tanto éxito, pero en este caso con algo de misoginia, recuperamos la figura del donjuan o tenorio, procedente del personaje literario Don Juan Tenorio, con el que podemos designar a un gran seductor. Y es que, más allá de los epónimos de “creadores”, me parecen mucho más interesantes y curiosos los procedentes de sus “creaciones”.  La literatura ha dado un sinfín de personajes característicos y peculiares que han servido como excusa (“vienen al pelo”) para nombrar adjetivos, objetos, lugares, etc.

Algunos ejemplos son mentor (término que debemos a Mentor, compañero de Ulises y criado de su hijo Telémaco), celestina (debido a la alcahueta de la  conocida obra de Fernando de Rojas, del mismo nombre), fígaro (personaje de P. A. de Beaumarchais),  lazarillo (Lazarillo de Tormes, personaje de la obra homónima), quijotesco (D. Quijote, de Miguel de Cervantes),  supermán (de J. Siegel), trotaconventos (personaje de J. Ruiz)…

Vuelvo a (y termino con) el campo de las enfermedades. Me ha sorprendido encontrar un estudio, titulado “El Aporte de los Epónimos Médicos Provenientes de la Literatura Popular a la Práctica Pedriática” (de Bilavsky E, Yarden-Bilavsky H, Ashkenazi S), donde hay ejemplos muy curiosos de nombres para ciertas dolencias.

Así, existe el síndrome de Alicia en el País de las Maravillas (magnífica obra escrita por Charles Lutwidge Dodgson bajo el seudónimo de Lewis Carroll), que define casos de migrañas asociados  a distorsiones de la percepción de la imagen corporal (sin necesidad de pastillitas de colores, como las que tomaba la Alicia del cuento).

Existe también el enanismo de Walt Disney, que define la vejez prematura de ciertos casos, como el de los enanitos de “Blancanieves”. El que más me ha llamado la atención ha sido el caso de las alucinaciones liliputienses, nombre que proviene de “Las Aventuras de Gulliver en Liliput”, novela escrita en 1726 por Jonathan Swift. A principios del siglo XX el psiquiatra francés Raoul Leroy describió esta psicosis que daba lugar a alucinaciones de personas diminutas, vestidas de manera colorida, así como objetos y animales.

Y puestos a desvariar, sólo espero que no tengamos que determinar el síndrome Bob esponja para la gente obsesionada con la higiene, o el homerismo para los gorditos cerveceros… Se aceptan sugerencias.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Literatura, Noticias

Tu comentario aquí. Gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s